Allá donde nuestra mente no imagina océano ni tierra, surge ante nosotros el inmenso desierto del Monte Uluru, los corales palpitantes de Cairns y su barrera,las montañas y glaciares de Nueva Zelanda, las lagunas de color verde sueño de Bora Bora.

Cuando nuestro ojos duermen, en las antípodas se desperezan, y piensa el viajero si no será todo producto de una ensoñación maravillosa de su propia mente.

Viajemos, vayamos donde nuestra mente nos lleve.

Bienvenidos. Esto es Oceanía y Pacífico.

Back to Top