SAFARI EN TANZANIA: UNA AVENTURA ANIMAL

SAFARI_CEBRAS

SAFARI_CEBRAS

Tanzania sabe hacia dónde mirar. Este país africano, donde cabría dos veces España, puede permitirse elegir su futuro dado que alberga la mayor cantidad de fauna africana del continente, es decir, es el lugar con más densidad de población de animales -especialmente grandes mamíferos- por kilómetro cuadrado. Si tu objetivo es llevar a cabo un safari para disfrutar de la fauna de África sin tener que recorrer varios parques nacionales, Tanzania es tu destino.

Árabes, portugueses, alemanes y británicos organizaron durante siglos el destino de Tanganica y Zanzíbar – la actual Tanzania- en función de los intereses de sus élites comerciales y políticas, hasta la independencia del país en 1961. Desde el establecimiento de un gobierno democrático tras la muerte del líder Julius Nyerere, en el poder durante 21 años, Tanzania consiguió por fin trazar una hoja de ruta consensuada que decidía, entre otras cosas, preservar la biodiversidad del país evitando un modelo de turismo abrasivo que pudiera acabar con su cultura.

Gracias a un esfuerzo emprendido tanto desde el gobierno como desde el sector privado, Tanzania es un paraíso natural que aloja el mejor turismo de safari, un viajero que prefiere pagar la exclusividad para vivir la intensidad de lo auténtico. A diferencia de otros países de su entorno, el safari en Tanzania es más genuino, más extenso y más caro. La buena noticia es que, a pesar de ello, Viajes Kinsai cuenta con opciones asumibles para visitar los principales hitos turísticos de Tanzania -incluido el emblemático Parque Nacional de Serengeti y Cráter de Ngorongoro-, realizando safaris fotográficos por los principales parques del país o combinándolo con otros países como Kenia y Zanzíbar.

Cráter de Ngorongoro, un continente en miniatura

africa-tanzania-ngorongoro-leopardo

Leopardo en Ngorongoro

Estamos en el Ngorongoro, la mayor caldera volcánica del planeta Tierra formada cuando el volcán entró en erupción hace dos millones y medio de años. Actualmente, el cráter del Ngorongoro alberga, en sus 300 km cuadrados de extensión, una diversidad de ecosistemas donde coexisten los más grandes mamíferos de África junto a muchos otros animales, algunos en serio peligro de extinción.

El cráter de Ngorongoro es uno de los pocos lugares del mundo donde pueden verse con facilidad los famosos ‘Big Five’, el nombre con que los colonos bautizaron sus infaustas cacerías, basadas en conseguir el trofeo de los cinco grandes mamíferos africanos: león, leopardo, elefante, búfalo y rinoceronte. Afortunadamente el único safari que se permite ahora en Tanzania es el fotográfico.

Os preguntaréis qué pasa con el otro gran mamífero del continente, la jirafa, pues sabed que estas solo se dejarán ver alrededor del cráter y no dentro, pues sus largas y frágiles patas no consiguen bajar las empinadas laderas (610 m) que lo circundan.

LA MEJOR NOTICIA

El cráter es el lugar de Tanzania con mayor concentración de animales, 25.000 según el último censo. Los esfuerzos del gobierno tanzano y de todos los agentes de conservación de la naturaleza en este país hacen posible además que algunas especies fuertemente amenazadas, como el rinoceronte negro, hayan visto aumentar su población hasta llegar a los cerca de 50 ejemplares solo en el Ngorongoro.

Empakai, a los pies del volcán Ol Doinyo Lengai

africa-tanzania-tarangire-flamencos

En nuestros safaris no podemos asegurar cuántos animales encontraremos, pero sabemos por experiencia que en Tanzania el éxito está prácticamente garantizado. Y dentro de Tanzania, el lugar del país donde los animales residen durante todo el año se llama Empakai, otro fabuloso cráter en el área de conservación de Ngorongoro que almacena perennes aguas turquesas -aunque pobladas de flamencos y aves, búfalos, antílopes rayados, monos azules y quebrantahuesos.

La caldera interior, de 6 km cuadrados, ofrece una inexcusable oportunidad de observar fauna en su estado natural: chacales y ñus, cebras y en raras ocasiones hasta algún rinoceronte aparecen ante nuestros ojos en este cráter de altas laderas en el que pastorean los masái desde tiempos inmemoriales.

Otro aliciente para visitar Empakai es que desde allí podremos contemplar el volcán conocido por los masái como ‘la montaña de Dios’, el Ol Doinyo Lengai. Este volcán en activo, de 2330 m de altura, a una hora de la ciudad de Arusha, corona una zona que encierra alguno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Si las condiciones climatológicas lo permiten y a pesar de la distancia a la que se encuentra, podríamos divisar desde Empakai la cima del Kilimanjaro…

EL DATO

Al cráter de Empakai, un área estrictamente protegida, solo se puede acceder a pie, por lo que los vestigios de actividad humana son prácticamente inexistentes. Atención, dicen los guías locales que solo cuando las entrañas del volcán rugen es cuando se puede ver correr de verdad a las cebras y los antílopes…

Los Masái, expertos en traspasar fronteras

safari fotografico Kenia Tanzania

Los abalorios de los Masái, pastores y artesanos

Unos 40.000 hombres y mujeres Masái guían sus rebaños cada año entre las fronteras de Kenia -donde está la reserva Masái Mara- y Tanzania. A lo largo de una ruta de 3000 km conviven con cebras, búfalos, hienas, leones y ñus en este espacio natural, siguiendo el círculo migratorio conocido como La Gran Migración. Cuando comienza la estación seca, los grandes mamíferos comienzan su viaje hacia el norte en busca de pasto, abandonando las proximidades del cráter de Ngorongoro para adentrarse en el Parque Nacional del Serengeti. Así cumplirán con su ciclo biológico, perpetuando la especie o muriendo en el camino, pero observando en cualquier caso con calibrada disciplina lo que ha dado en llamarse ‘El círculo de la lluvia’, un periplo que transcurre desde que el mundo es mundo entre ambos países.

LAS FECHAS

La migración desde las llanuras al noroeste del Parque de Ngorongoro comienza en abril y -siguiendo siempre en dirección norte- establece una parada en junio junto al río Grumeti. En ese punto se reunirán las diferentes manadas para dirigirse a territorio Mara, donde se pertrecharán para pasar los meses de septiembre y octubre. A partir de noviembre iniciarán el viaje de regreso.

Elefantes y baobabs en Tarangire, el sueño de ‘El Principito’

africa-tanzania-tarangire-elefante

Elefante en Tarangire

Segundo lugar de Tanzania con mayor porcentaje de éxito para ver elefantes. El Parque Nacional de Tarangire proporciona una oportunidad única para conocer a estos grandes herbívoros, poniendo en práctica cuantas habilidades conocen para sobrevivir. Una de ellas es la perforación de pozos en busca de agua durante la estación seca, una asombrosa técnica que ejecutan con la trompa y que les permite extraer el agua que mana a considerable profundidad cuando el lecho del río está agostado.

El parque se enclava en la región de Manyara, una zona en la que se congregan muchos animales debido a las reservar de agua del lago que la nombra. Cebras, búfalo cafre, ñus, gacelas de Grant, impalas, monos y grandes predadores como el guepardo acuden a este lugar en busca de agua durante los meses de escasas o nulas precipitaciones

LO MÁS CURIOSO

En Tarangire se encuentran algunos de los más antiguos baobabs de África. La datación de este árbol es particularmente compleja, puesto que a medida que los baobabs crecen, sus anillos van desapareciendo hasta acabar difuminándose. ¿Qué llevó a Saint-Exupery a hablar de elefantes y baobabs en su libro? Pues eso lo dejamos para otro foro.

¡Vive la aventura más animal en Tanzania con Viajes Kinsai! Consulta tu safari a medida por Tanzania y combínalo con Kenia y Zanzíbar.

Viajes Kinsai

Publicado el 8 noviembre, 2018 en Luna de miel, Safari, Viajes a medida

Comparte este artículo

Back to Top