NOROESTE ARGENTINO: SALTA

Argentina-Salta-basilica-san-francisco

El noroeste de Argentina brinda experiencias tan sugerentes como los nombres de las provincias que lo forman: Salta, Jujuy, Catamarca, Tucumán. Naturaleza árida y salinas, quebradas y cóndores; el noroeste argentino se abre al turista europeo en estado puro, apenas modificado su modo de vida ancestral formado a partir de la cultura inca, aymara y europea.

La confluencia de pueblos, resultado de la proximidad con tierras bolivianas y chilenas, el sustrato católico de los conquistadores españoles que convivió –y lo hace aún- con la religiosidad prehispánica, y el dramatismo de la naturaleza de esta altísima zona del mundo, hacen del noroeste argentino un destino auténtico para los amantes del turismo cultural y de aventura.

Esta mezcla de culturas y religiones ha devenido en una riquísima tradición cultural que se manifiesta en la música, la artesanía y cómo no, la gastronomía. Preparaos para disfrutar de las mejores empanadas,  humitas, tamales y dulces ¡No olvidéis la ración para la Pachamama!

 

Salta: El Tren a las Nubes y el ‘apunamiento’

 

Argentina-Salta-Tren-de-las-nubes

La ciudad de Salta, poblada de preciosas casas coloniales y museos, acoge al viajero en un ambiente tranquilo, con clima suave y templado a pesar de situarse a casi 1200 m de altitud. Capital de la provincia del mismo nombre, Salta rememora en cada esquina la herencia hispana, conservando un espíritu festivo que emerge cada noche en sus famosas peñas folclóricas y animados restaurantes. Rodeada de verdes montañas y enclavada en las estribaciones de la Puna, Salta proporciona todo lo necesario para ser la base de operaciones de la región.

Una de las principales atracciones turísticas de esta ciudad es el vertiginoso ‘Tren a las Nubes’, una sublime obra de ingeniería que asciende hasta los 4200 m del Viaducto la Polvorilla, a través de la Cordillera de Los Andes. La experiencia no tiene precio y está recomendada hasta para los menos intrépidos, así que ánimo y si tenéis que mascar unas hojas de coca no lo dudéis, os aliviará el mal de altura. Este mal de altura -o ‘apunamiento’ como lo llaman los habitantes de la Puna, la enorme y altísima meseta que se extiende por Argentina, Chile, Bolivia y Perú- es producto de la adaptación necesaria de nuestro cuerpo ante el cambio de presión. Es preciso aclimatarse y seguir las recomendaciones de los locales, nada más.

Siguiendo la Ruta 40 os recomendamos visitar las Salinas Grandes –un enorme salar entre las provincia s de Salta y Jujuy- atravesando la Puna hasta Purmamarca. Desde allí, al pie del Cerro de los Siete Colores, podréis disfrutar de la impresionante Quebrada de Humahuaca, una zona paisajística impactante -antiguo camino de los incas- formada por el estrecho valle que forma el Río Grande. La Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2003.

 

Tucumán, los Calchaquis y la cerveza Quilmes

 

Argentina-Salta-Cafayate

La provincia de Tucumán es la más pequeña y verde de Argentina, lo que le ha valido el título de ‘Jardín de la República’. Entre muchos otros encantos, Tucumán atesora los imprescindibles Valles Calchaquíes; si habéis tenido padres/abuelos hippies/reivindicativos conoceréis las canciones de un famosísimo grupo latinoamericano llamado así en honor de los indios calchakis ¿localizados? Buscadlo en YouTube.

Estos valles encierran además poblaciones tan exóticas como Cachi o Cafayate, una ciudad colonial  poblada de bodegas, artesanía y hoteles boutique, destino estrella para los amantes del enoturismo. Las quebradas como la de Las Flechas, el Parque Nacional de los Cardones o los sensacionales cañones excavados por los ríos que atraviesan estos terrenos semidesérticos, serán el paso previo a las ruinas de la ciudadela de los indios Quilmes. Un sitio arqueológico de los más importantes de Argentina que, ironías del destino, también da nombre a una famosa cerveza.

Lo que los jesuitas se dejaron aquí: Tafí y La Banda

 

Argentina-Tucuman-Tafi-del-Valle

Tafí es actualmente un lugar de veraneo a orillas de un enorme lago a 2000 m de altura. Baños, quesos –el producto de la ciudad- y senderismo por las cumbres de ¡hasta 4600 m que lo rodean! Desde aquí os recomendamos visitar los restos del conjunto jesuítico de La Banda: escuelas, molino y demás estancias de la enorme hacienda que los jesuitas irguieron en el siglo XVIII, y que ha sido restaurado para albergar muestras de pintura, cerámica y artesanía de los indios tafí y otras culturas precolombinas.

En nuestro paquete al noroeste argentino te hemos preparado un itinerario por los lugares indispensables de esta zona tan rica en cultura y naturaleza, con un cierre de lujo en la preciosa ciudad de Mendoza. Desde allí y a través de los viñedos de la región, visitaremos la cadena montañosa de Cordón del Plata –un lugar para practicar esquí si vas durante el invierno austral, es decir, nuestro verano- y el río de aguas termales de Las Cuevas. Como veis lo tiene todo.

Argentina-Tucuman-San-Miguel

Otra posibilidad que os ofrecemos para visitar el norte de Argentina es el viaje combinado con el vecino salar de Uyuni (Bolivia) y el desierto de Atacama (Chile), un completísimo itinerario por algunos de los hitos naturales más espectaculares de nuestro planeta.

Carnaval, comparsas, desfiles gauchos, fiestas de la Pachamama… Salta y el noroeste argentino son un destino riquísimo en cultura para gozar en cualquier época del año, aunque la primavera y el otoño austral ofrecen temperaturas más suaves y agradables.

¡Ahora es tu momento!

 

 Viajes Kinsai

 

 

 

 

Publicado el 29 junio, 2018 en Viajes culturales, Viajes de naturaleza

Comparte este artículo

Back to Top